Cristina Noguera
taboule_coliflor07w

Este increíble tabulé crudivegano de coliflor es una explosión de ingredientes y colores y a la vez un cocktail de vitaminas y nutrientes. Los sabores de los ingredientes se funden entre ellos y quedan totalmente integrados, formando un equilibrio que queda rematado con la salsa de nueces, súper fácil de hacer y riquísima!!

A quien de entrada les pueda echar para atrás el echo de leer la palabra coliflor, como ingrediente principal, le aconsejo que deje atrás sus creencias y se aventure a probarlo, porqué seguro que le encantará.

La COLIFLOR es uno de esos ingredientes con “mala fama”, básicamente por el olor que desprende al cocinarlo. Os voy a contar un truco: cuanto más suave sea la cocción, más suave será el sabor, ya que la temperatura hace volátiles y más perceptibles las moléculas aromáticas. La coliflor y la col contienen unos compuestos químicos de la familia del azufre, que en crudo no huelen, pero que se liberan con la cocción. Además, en esta receta la vamos a comer cruda, o como mucho, cocinada con un “toque” de vapor ligero. Así que no va a oler nada 😉

Los ingredientes que vamos a utilizar en la receta son todos interesantísimos a nivel nutricional. Así que con ellos tendremos una fuente importante de vitaminas, minerales y fibra, todos ellos con alto contenido de agua y, por lo tanto, bajo contenido calórico.

Si a esta combinación de colores y nutrientes, le añadimos los beneficios de la nuez, obtenemos un plato súper interesante en todos los sentidos: organoléptico, nutricionalmente y cromáticamente.

Las NUECES son el fruto seco más saludable gracias a su composición de grasa, muy equilibrada. Gracias a este equilibrio se considera a este fruto protector cardiovascular. También aporta proteínas y un destacado porcentaje de vitamina E, vitamina del grupo B y minerales y oligoelementos como fósforo, magnesio, manganeso, cobre, cinc y hierro.

Debo reconocer que me encanta este plato, por su sencillez, su sabor y sus colores. Supongo que debido a mi trabajo como estilista y fotógrafa culinaria, tengo debilidad por cuidar las combinaciones de colores en los platos que creo y elaboro, y este en particular es muy bonito.

Así que, si queréis preparar un plato con el que sorprender a amigos, invitados o familia, este es perfecto. Visualmente es muy bonito, debido a su cromatismo: combina colores muy vistosos entre si. Además, en la naturaleza, cada color de cada alimento, aporta unas propiedades únicas…… Ahora mismo se me está ocurriendo que voy a prepararos un post sobre el cromatismo en la alimentación y su significado. Que os parece? Os aseguro que es muy interesante!

Ya solo os queda prepararlo, y comerlo. Si presentáis este tabulé en un bol bien bonito, acorde con los colores, ya os digo que dejaréis impresionados al resto de los comensales. Y cuando lo prueben….. van a quedar encantados!!

Aquí os de dejo la receta.

tabulé crudivegano multicolor de coliflor

INGREDIENTES

1 coliflor (no muy grande)
1/4 de col lombarda
2 tomates
2 zanahorias
1 puñado de nueces
Sal
Nuez moscada
Hierbas provenzales
Aceite PPF aromatizado con hierbas provenzales
Cilantro

PARA LA SALSA

250ml. nata para cocinar de avena
xxxgr. nueces
1 cebolla pequeña
Aceite OVE
Sal
pimienta
nuez moscada

ELABORACIÓN

– Rallamos la coliflor, con un rallador normal, de manera que queden con la textura de tabulé, de grano pequeño. Si no queremos que esté cruda podemos escaldarla o darle un toque de vapor. Pero es muy importante que mantenga el punto crujiente, si no, nos va a quedar pastoso y se va a deshacer al mezclarla con el resto de los ingredientes. Yo particularmente os aconsejo que la dejéis cruda, me gusta más como queda la textura y, tal y como os contaba al principio, al no estar cocinada es muy suave de sabor.

– Cortamos la col lombarda y la zanahoria a juliana muy fina, los tomates a dados pequeños y las nueces también a trozos pequeños.

– Picamos el cilantro bien pequeño y añadimos un poco.

– Mezclamos todos los ingredientes, salamos y añadimos hierbas provenzales para darle un toque aromático, y nuez moscada. Le añadimos un poco de aceite aromatizado con hierbas provenzales.

– Pasamos a preparar la salsa. Cortamos la cebolla a mirepoix (daditos de 1cm aprox.)

– Calentamos un poco de aceite OVE en un cazo, añadimos la cebolla, y cuando empiece a estar transparente y blanda, añadimos las nueces y la crema de cocinar de avena. Dejamos cocinar un poco y salpimentamos.

– Retiramos y trituramos con un procesador hasta obtener una textura fina.

– Para servir, emplatamos el tabulé en un bol bien bonito (que luzca), añadimos la salsa por encima y un poco de nueces y cilantro picado.

 

A mí, particularmente, me gusta acompañar el tabulé con un bol con salsa a parte, por si alguien quiere añadirle. Esta salsa es tan fantástica que casa con un montón de platos, entre ellos la pasta.

Y ya está!! Así de fácil, nutritiva y resultona es esta receta.

Ya me contaréis que os ha parecido. Me encantará compartir vuestros comentarios, como siempre.

Print Friendly, PDF & Email

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Acerca de mi

Hola, soy Cristina, y este es mi blog personal, en el que comparto mi manera de entender la alimentación y, en cierta manera, la vida. Aquí podréis encontrar sobretodo, recetas saludables y sabrosas e información relacionada con la alimentación saludable. Pero también sitios que me gustan (restaurantes, tiendas, o rincones curiosos…), libros que me parecen interesantes o lugares  a los que he viajado. Espero que os guste!!

Mi instagram
Instagram has returned invalid data.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies